Proyectos de oro y plata: Impulso creciente en Chile

(mch)

Con la moderación de Sergio Hernández, director ejecutivo de Aprimin, tuvo lugar una nueva presentación en Expomin Virtual 2020, esta vez centrada en los proyectos de dos minerales que han reactivado su cartera  en la minería nacional: el oro y la plata. 

Salares Norte

El director de proyectos de Goldfields, Max Combes, comentó que el proyecto Salares Norte -de oro y plata- “es el primer yacimiento descubierto por la compañía y que será ejecutado en todas sus etapas por parte de la empresa”. La inversión considera US$1.000 millones contando las etapas iniciales y la que falta de construcción, ya iniciada.

El proyecto se ubica a 330 kilómetros al noreste de Copiapó, 180 km noreste de Diego de Almagro y el asentamiento humano más cercano está a 100 km. La altura promedio es de 4.500 m.s.n.m y el campamento está situado a 3.900 m.s.n.m.

La duración total del proyecto considera 30 meses y una vez en marcha, su vida útil será de 13 años, con una dotación esperada de un máximo de 2.700 empleos y 900 en promedio.

Una vez en operación, la producción será de 2,8 millones de onzas de doré.

El gerente de proyectos comentó que el campamento está prácticamente terminado, con capacidad para 1.000 personas considerando las restricciones Covid, que implicó construir un módulo adicional.

“El proyecto está muy avanzado, iniciamos la ingeniería hace un par de años atrás. Estamos con un 90% de ingeniería de detalles avanzados, lo que en mi experiencia como profesional, es una situación única”, enfatizó Combes, destacando positivamente la rapidez de los avances.

Mencionó además que el proyecto utiliza relaves filtrados, lo que permite la eliminación de un futuro tranque de relave. En ese sentido se utilizará un depósito seco, que permite reducir el consumo de agua a menos de 30 l/s.

La Coipa Fase 7

Guillermo Olivares, gerente de La Coipa, fue el encargado de la ponencia sobre la reactivación de esta faena de la canadiense Kinross, que estuvo suspendida durante años. Considera US$225 millones de inversión, que corresponde al capital inicial para su reapertura.

También está ubicada en la Región de Atacama, a 160 kilómetros al noreste de Copiapó, con una elevación entre 3.200m.s.n.m y 4.800 m.s.n.m.

La Coipa comenzó en 1987 con su construcción, contando con exploraciones y  actividades en rajos entre 1990-2003. En 2007 la mina fue adquirida por Kinross para luego quedar en suspensión en 2013, cuando estaba en su fase 4.

Entre 2015 y 2019 se planificó la fase 7 con miras a reabrir la mina, oficializándose esto último durante el presente año. “Se espera que el proyecto produzca un total aproximado 690.000 oz de oro equivalente, comenzando la primera producción el primer trimestre del 2022 y prosigue hasta finales de 2024″,  expuso su gerente, Guillermo Olivares.

El ejecutivo destacó además que calculan 750 empleos para la fase de producción y más de 1.000 puestos de trabajos durante el momento de mayor actividad en la puesta en marcha.  De los 150 trabajadores contratados actualmente, 51% de la mano de obra proviene de la región y hay un 12% de contratación femenina.

Nueva Esperanza

Alejandro Llanca, gerente de Finanzas de Laguna Resources -subsidiaria de la australiana Kingsgate- comentó que actualmente el proyecto Nueva Esperanza ya cuenta la prefactibilidad finalizada. Se trata de una iniciativa minera principalmente aurífera que cuenta con una inversión de más de US$200 millones, tiene una vida útil de 14 años y considera una operación a rajo abierto. Ya se han invertido más de US$90 millones hasta la fecha.

El yacimiento se ubica en la Región de Atacama en una zona de alta mineralización conocida como el cinturón de Maricunga, situándose justamente entre los salares de Pedernales y Maricunga, a 140 kilómetros de Copiapó. Cabe destacar que su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) fue aprobada el presente año y la compañía espera iniciar las fases previas de construcción durante el segundo semestre de 2021 (ingeniería de detalle).

La fase de construcción considera 300 trabajadores en promedio y 500 en su momento peak. Por su parte, la operación requerirá un promedio de 230 trabajadores y un máximo de 260.

En cuanto a las reservas, están consideradas aproximadamente 300.000 oz. oro y más de 47.000.000 de oz. plata durante la vida útil de la mina. De acuerdo con el gerente de Finanzas, Alejandro Llanca, “hay 17,1 millones de material a procesar con ley promedio de oro de 0,5 gramos por tonelada y una ley de plata de 87 gramos por tonelada”.

Minera Florida

Andrés Lema, superintendente de Exploraciones de Minera Florida -propiedad de Yamana Gold-, se refirió a las proyecciones del proyecto histórico y polimetálico ubicado en la Región Metropolitana, colindado con la Región de O’Higgins. A diferencia de los otros yacimientos, este se sitúa en la Cordillera de la Costa y sus minerales principales son oro y plata, pero también hay altos contenidos de zinc, cobre, hierro y plomo.

“De toda el área de pertenencia minera, nosotros tenemos reconocido un 20%. Por lo tanto, el potencial de exploración en Minera Florida es enorme. Eso es lo que nos entusiasma en hacer exploraciones al largo plazo”, enfatizó Lema con miras al 80% restante.

“El objetivo para 2020 es aumentar las reservas en un 10% e incrementar la tasa para adelante. Estamos apuntando a duplicar aproximadamente la producción histórica“, concluyó el superintendente.

La faena espera cerrar este año con 89.500 oz de oro, y tiene el desafío de llegar a las 100.000 oz en 2023.

Yanacocha

Desde la región  peruana de Cajamarca,  el gerente general de Yanacocha Sulfuros de Newmont, Yuri Sáenz,  comentó las novedades del proyecto aurífero cuyos inicios datan de 1993, actualmente con miras a expandir la operación. Su inversión que bordea los US$1.000 millones y tiene EIA aprobado.

El proyecto espera que la producción de la faena peruana se distribuya de la siguiente manera:

-40% cátodos de cobre

-50% barras de oro

-10% barras de plata