Las dispares (o desconocidas) cifras de aporte de las mineras al clúster regional de Antofagasta

(El Mercurio de Antofagasta) Pocos parecen saberlo, pero la Estrategia Regional de Desarrollo 2009-2020 de Antofagasta tiene como uno de sus ejes estratégicos “promover la consolidación del complejo productivo minero, industrial y de servicios especializados orientado al desarrollo económico territorial y fortalecer la diversificación de la estructura económica en la Región de Antofagasta”.

No hay dos versiones para sostener que el asunto es absolutamente fundamental para el mañana de la región.

Consolidar una industria de servicios y tecnología potente, ampliaría el futuro del territorio en el tiempo y hacia otros horizontes internacionales.

Pero el comportamiento de las grandes mineras para apoyar estos desarrollos es “bajo” “insuficiente”, dicen consultados o desconocidos, habría que agregar.

Mientras algunas exponen sus números, como Antofagasta Minerals, BHP o SQM y Albemarle, otros, como Codelco, ni siquiera parecen tener data al respecto.

Hablamos de un negocio que en total bordea los US$20 mil millones cada ejercicio.

[Sigue leyendo este tema en la edición digital del diario]