Baja de inventarios y optimismo de inversionistas dan nuevo empuje al precio del cobre

(mch)Cochilco dio a conocer su Informe Semanal del Mercado Internacional del Cobre, en el que se consigna que este viernes el precio spot del cobre se situó en cUS$338,5 la libra, lo que representa un alza de 19,7 centavos de dólar respecto del viernes 20 (+6,2%), siendo el mayor valor desde el 22 de mayo de 2013. En tanto, el precio promedio de 2020 a la fecha se situó en cUS$273,6 la libra.

Tras esta alza se sitúa el hecho que los inventarios visibles, informados por las tres bolsas de metales, continúan disminuyendo. Esta semana registraron una caída de 3,2%, equivalente a 10.000 TM.

En tanto, los inventarios en la Bolsa de Futuros de Shanghái han disminuido 74,5% desde fines de marzo y, probablemente, continúen con esa tendencia los próximos meses, dado el déficit de metal previsto para el presente año.

A ello se suma el que los especuladores y fondos de inversión mantienen el fuerte impulso de compra de contratos de metal rojo. El mercado ha elevado las expectativas optimistas para el precio del metal, el que se mantendría hasta el primer semestre de 2021.

El reporte de Cochilco destaca que este lunes China informa la actividad manufacturera de noviembre, para la cual se espera una ligera alza respecto del índice de octubre, lo que consolida la perspectiva de que el país asiático continuaría absorbiendo la caída en la demanda de cobre de Estados Unidos y Europa, que atraviesan por una segunda ola de contagios de Covid-19.

El optimismo de los inversores se sustenta en las expectativas de aprobación de una vacuna contra el Covid-19 durante el próximo mes.

Positivas expectativas

En el informe semanal de la entidad se señala que las operaciones especulativas bursátiles están dando un fuerte impulso al precio del metal.

Las posiciones netas (compra menos ventas de contratos a futuros) efectuadas por fondos de inversión y especuladores que operan en la Bolsa de Metales de Londres han aumentado 11,6% en lo que va de noviembre; en octubre el alza fue de 17,6%.

Cabe recordar que a partir de febrero la posición neta pasó a terreno negativo (predominaron las ventas en un escenario de incertidumbre global), lo que se mantuvo hasta mediados de junio.

Desde entonces, los positivos datos de crecimiento industrial de China y la fuerte alza en las importaciones de cobre; un contexto de escasez de metal reflejada en bajos inventarios; expectativas de que una o varias vacunas comiencen a aplicarse antes de navidad y un proceso de transición presidencial ordenado en Estados Unidos, potenciaron las probabilidades que el precio del cobre, considerado un indicador de la salud económica global, continúe en el corto plazo con un fuerte impulso al alza.