Hidrógeno: plantean necesidad de avanzar en normativas generales que no sofoquen las innovaciones

(mch)Un total de 46 normas que regulan directamente al hidrógeno detectó la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile), por lo que es necesario avanzar en una regulación de alcance general que no impida el desarrollo de la innovación en esta materia.

Así lo señaló Rodrigo Gálvez, director y miembro del Comité de Regulación de la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile) durante la tercera jornada de Cavendish Tour Zona Centro Sur, organizada por este gremio y el Club de Innovación, donde planteó que el actual estado de la industria en el país no está maduro, por lo que “se debe regular en general los usos que puede tener el hidrógeno”, mientras que los detalles y pormenores se pueden dar cuando el mercado esté más maduro.

Incentivos

El especialista puso el acento en no establecer mayores restricciones para este sector, “a menos que sean por motivos de seguridad pública”.

“Se deben evitar trabas regulatorias, como imponer estándares o condiciones demasiado altas o muy bajas que no permitan el desarrollo del mercado”, sostuvo, agregando que la futura regulación que salga facilite la instalación de la infraestructura de almacenamiento.

En su opinión, en Chile es necesario considerar que el hidrógeno es una innovación, razón por la cual sostuvo que no se debiese regular en detalle, puesto que “las innovaciones son frágiles en sus inicios, requiriendo de apoyos, por lo que introducir nuevas regulaciones se pueden convertir en barreras de entradas y eso se puede volver complejo”.

También planteó que uno de los mayores desafíos regulatorios en torno al hidrógeno “es conciliar los diferentes intereses que existen en torno a los desarrollos que se puedan lograr a partir de él”.

Densidad normativa

El especialista recordó que la regulación se aplica cuando existen fallas en el mercado, barreras de entrada artificiales, falta de certeza jurídica o una baja en la inversión, señalando que este no es el caso del hidrógeno en el país, donde no existe hasta ahora un mercado, por lo que destacó el análisis realizado por H2 Chile, en que se identificaron cuatro capas regulatorias: normativas generales, sectoriales, normas que regulan los derivados del hidrógeno y las que lo norman directamente.

Según Gálvez, se registran 46 normas que regulan directamente al hidrógeno, de las cuales 36 son decretos supremos o reglamentos, y 9 son normas chilenas aprobadas.