Los factores que mantendrán el precio del cobre con impulso al alza en 2021-2022

(mch)Cochilco dio a conocer su Informe Semanal del Mercado Internacional del Cobre, en el que se consigna que este viernes el precio del cobre se situó en cUS$416,1 la libra, con un retroceso de cUS$16,6 por libra respecto del precio del viernes 19.

Luego que el jueves el precio alcanzó un máximo anual de cUS$436 la libra de cobre, este viernes retrocedió 4,6%, lo que se explica por el hecho que durante la jornada la mayoría de los mercados financieros y bursátiles mundiales registran retrocesos. Esto impulsado por un aumento en los rendimientos de los bonos del tesoro estadounidense, que ha inducido al alza del dólar en los mercados internacionales.

Las expectativas de los inversores apuntan a que la inflación en Estados Unidos aumentará más rápido de lo que asume la FED. Esta semana el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseveró que podría tomar más de tres años alcanzar la meta inflacionaria, frente a esto, los inversores están escépticos.

A ello se suma el que el dólar podría seguir escalando las próximas semanas, reduciendo parte del impulso al alza en la cotización del cobre observada la última semana. Debido a que la aversión al riesgo inflacionario comienza a dominar los mercados financieros y bursátiles, la volatilidad en el precio del cobre aumentaría.

Sin embargo, el reducido nivel de inventarios de cobre en las bolsas de metales, la evidente estrechez de oferta, el impulso de consumo de China y las expectativas de recuperación de la demanda del metal en las economías desarrolladas, mantendrán el precio con impulso al alza en el periodo 2021-2022, señala el reporte de Cochilco.

El riesgo de la presión inflacionaria

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseveró el miércoles que podría tomar más de tres años alcanzar las metas de inflación establecidas por la FED, una señal de que la tasa de política monetaria no tendrá cambios en un largo periodo de tiempo. Consecuentemente, la tendencia a la depreciación del dólar estadounidense se mantendría, favoreciendo la cotización del cobre.

Sin embargo, algunos inversionistas creen que la FED está subestimando las presiones inflacionarias, mientras continúa inyectando liquidez en el mercado. El precio del petróleo, de los metales industriales y de algunos alimentos ha aumentado, lo que conjuntamente con expectativas de una fuerte recuperación del crecimiento económico, el empleo y el gasto público en el presente año generaría presiones inflacionarias.

Un reflejo de la percepción de una mayor inflación futura es el aumento en el retorno de los bonos del tesoro a largo plazo, particularmente los de 10 años. El aumento en el riesgo de inflación ha convertido a los metales industriales en un activo de refugio, principalmente los ligados a la generación de energías verdes como el cobre y, que además atraviesan por un periodo de oferta acotada.