Enami: Estados Financieros 2020 registran desempeño financiero de la compañía en pandemia

(mch)Si bien, desde agosto del año pasado, la Empresa Nacional de Minería (Enami) viene anotando márgenes operacionales positivos, en línea con los esfuerzos de su actual administración por hacer cada vez más eficiente su gestión operacional y financiera; las repercusiones de la pandemia que aún afecta al país, predominaron sobre los resultados de los Estados Financieros auditados a diciembre de 2020 y, recientemente, entregados a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), en el plazo estipulado para ello.

Desde la estatal señalaron que el documento publicado por la entidad fiscalizadora da cuenta que las pérdidas registradas por Enami durante el ejercicio 2020 responden en más de un 50% a la necesaria y apropiada gestión desplegada por la crisis sanitaria mundial y sus impactos en todas las operaciones de la empresa que permanecieron activas, con medidas de contención y protocolos de seguridad efectivos, a objeto de dar continuidad a las tareas de fomento, asistencia técnica, procesamiento de mineral y pago oportuno a los productores mineros de menor escala.

“Al interior de nuestros planteles implicó una serie de gastos insospechados, como los costos de las medidas de prevención y los reemplazos de aquellas personas que se encuentran en grupos de riesgo. Debimos reemplazar rápidamente a más de 100 trabajadores con personas sin expertiz adecuada, generando pérdidas principalmente en el primer semestre del año. No obstante, los resultados operacionales de los últimos seis meses son positivos, lo que nos hace sostener que los fundamentos de esta empresa son los correctos y debemos seguir trabajando para consolidar las mejoras de producción anotadas desde agosto”, afirmó Robert Mayne-Nicholls, vicepresidente ejecutivo de la minera.

El ejecutivo también explicó que desde septiembre del año pasado, la situación ha sido abordada mediante un plan de trabajo para alcanzar el 96,6% de recuperación del cobre contenido en los concentrados de fundición, así como las optimizaciones en las recuperaciones de los planteles, además de la licuación de los stocks a lo largo de las reparticiones.

Impacto financiero

El efecto de la caída en el tipo de cambio al cierre de diciembre del año pasado afectó la posición de saldos de los pasivos financieros, de cierre de faenas mineras y de las provisiones de indemnizaciones por años de servicios, con impactos en el balance y resultados financieros en US$20 millones, lo que explicaría también un 20% de las pérdidas totales.

Tal como las consecuencias de la aplicación hasta el tercer trimestre de 2020, de la política de coberturas que, desde 2013, fijaba un precio de lo que Enami compraba haciendo una venta teórica. En junio pasado, la actual administración solicitó la autorización de Directorio para efectuar cambios a dicha política, lo que permitió la mitigación de su desfavorable impacto a causa del aumento del precio del cobre en cerca de US$50 millones. Sin embargo, hasta agosto significó una pérdida de US$45 millones.

Finalmente, desde Enami recalcaron que los resultados de la compañía no dependen de la cotización del cobre, por cuanto la empresa transfiere en su totalidad el beneficio del precio del mineral al productor minero. Su labor radica en maquilar sus lotes, en virtud de una tarifa previamente establecida e informada.

En ese sentido, en tiempos de pandemia, la estatal centró su labor de fomento en impulsar una serie de herramientas que viabilizaron la entrega expedita de apoyo económico inmediato para soluciones operacionales que contribuyeron a la continuidad de faenas mineras entre Taltal y Cabildo; o bien, permitieron poner en marcha 55 yacimientos a lo largo del país, con una inversión superior a los US$1,5 millones.

Con el propósito de continuar trabajando en una mayor transparencia de su gestión, junto con dar cuenta del avance del plan de trabajo con el que proyecta conseguir un equilibrio financiero más sustentable, desde Enami manifestaron que la estatal presentó sus estados financieros regularmente reconociendo su compromiso con el rol histórico que, por más de seis décadas, cumple para contribuir con la mantención de la tradición minera de nuestro país.