Radomiro Tomic implementa nuevas metodologías para alcanzar su meta 2021 de 378 mil toneladas de cobre fino

(mch)El mapa estratégico de la División Radomiro Tomic de Codelco integra la innovación en todos los procesos con impacto en los resultados, premisa que los llevó a habilitar desde una sala de control de telecomando la operación remota del puente apilador.

Lo anterior implica retirar al operador de la cabina, minimizando su exposición al riesgo y reforzando una de sus aspiraciones para 2021, que es conseguir una producción de 378 mil toneladas de cobre fino gracias a un apilado histórico de 66 millones de toneladas.

Nos ayuda ostensiblemente a mejorar nuestra productividad y utilización, ya que no tendremos detenciones operacionales por la exposición del personal o por temas de seguridad”, explicó Guillermo Vargas, ingeniero Experto de Operaciones Chancado y Manejo de Materiales.

El proyecto -iniciado en 2016- reutilizó el equipo existente, realizando pruebas funcionales que lograron buenos resultados en corto tiempo y completando su operación 24/7 a fines de marzo, con un trabajo conjunto entre las gerencias Planta, Mantenimiento, Operaciones y la Vicepresidencia de Tecnología y Automatización en los Procesos de Negocio.

“Fue un proyecto extenso, pudimos como equipo sobrellevar las vicisitudes que iban apareciendo”, destacó Alberto Matus, director Business Partners Tecnología.

Trabajo en equipo y con seguridad

Esta iniciativa considera la última tecnología en la materia y la experiencia práctica de los ocho operadores del Puente Apilador, que fueron capacitados en Circuitos Cerrados de Televisión y Operación Remota.

“Se hizo una etapa de visitas al Centro Integrado de Operaciones de El Teniente y de Ministro Hales, para que las personas vieran cómo era la transformación de llevar al operador desde la cabina hasta una sala de operaciones”, resaltó Luis Zúñiga, instructor de Equipos Planta.

En tanto, el operador de Apilamiento, Julio Silva, precisó que las jornadas de trabajo en las otras divisiones fueron un gran aporte, porque “logramos empoderarnos y entender cómo era el cambio que había logrado, con mejora continua respecto a sus operaciones”.