El aumento del cobre hacia un récord está afectando a la industria china y sustitutos podrían ganar terreno

(Emol) El aumento del cobre hacia un nivel récord está comenzando a causar estrés a los consumidores industriales en China, el mercado más grande del mundo del metal, cuyo principal exportador es Chile.

Algunos fabricantes chinos de cables eléctricos han retrasado las entregas o incluso han incumplido con los préstamos bancarios, según una encuesta del Shanghai Metals Market.

Los usuarios finales, como las redes eléctricas y los promotores inmobiliarios, también han retrasado los plazos de entrega, mientras que los productores de varillas y tuberías de cobre vieron caer sus pedidos esta semana, señaló el sondeo.

El cobre superó los US$10.000 a tonelada métrica el jueves (equivalente a US$4,5 la libra) por primera vez en una década y ha estado entre los de mejor desempeño en un repunte abrasador en los precios de los metales. Esto está siendo impulsado por medidas de estímulo, tasas de interés cercanas a cero y la recuperación económica mundial de covid-19.

“Los usuarios domésticos de cobre están sintiendo el dolor ahora mismo después de que el reciente aumento los pilló con la guardia baja”, aseguró Fan Rui, analista de Guoyuan Futures Co.

“Los productores de cables eléctricos son los más afectados, con plantas más pequeñas que mantienen bajas las tasas de ejecución Se prevé que el pico desacelerará el ritmo de inversión de las redes eléctricas”.

Un indicador de la industria manufacturera de China se moderó en abril y el sector de servicios también se debilitó, lo que sugiere que la economía aún se está recuperando, pero a un ritmo más lento. Sin duda, los analistas de bancos como Goldman Sachs Group Inc. predicen mayores ganancias para el metal a medida que la economía mundial se acelera.

En señal de una posible debilidad en la demanda física china, el contrato al contado se negoció con un descuento de hasta 215 yuanes la tonelada (US$33) frente a los precios de los futuros de Shanghai de la semana pasada, el más amplio en unos 10 meses.

El apetito por las importaciones también es bajo, y la prima de cobre de Yangshan, que se paga además de los precios de referencia de la Bolsa de Metales de Londres, cayó al nivel más bajo desde que se publicaron los datos por primera vez en 2017.

Y hay un precedente de destrucción de la demanda en China en medio de precios más altos, según Colin Hamilton, analista de BMO Capital Markets. Hamilton señaló a 2006, donde los precios registraron la mayor ganancia registrada de enero a abril y se produjo en medio de una repentina aceleración impulsada por el crédito en la demanda mundial desarrollada.

“2006 fue el único año de este siglo en el que el consumo anual de cobre chino cayó sobre una base interanual, ya que los compradores marginales simplemente se alejaron”, expuso Hamilton. Los niveles de precios más altos también podrían hacer que los compradores marginales retrocedan en el corto plazo y busquen sustitutos en el mediano plazo.

“El cobre de US$10.000 la tonelada ahora es el mayor peligro para el uso futuro de la demanda, particularmente en estas tendencias nacientes en las que la selección de materiales aún está evolucionando”, añadió Hamilton.

“No hay duda de que el cobre puede ser mejor para el rendimiento eléctrico o de transferencia de calor, pero con la relación al aluminio ahora muy por encima del nivel de 3.5: 1 donde consideramos que la sustitución se acelera, el riesgo es claro”, concluyó.

Temas Asociados