Claudio Valencia: Perspectiva sobre la gestión de costos de las mineras durante la pandemia

(mch)Cifras negativas en la rentabilidad del negocio es lo que ha ido dejando la pandemia en muchas industrias, sin embargo, la minera ha experimentado otra realidad. Según la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), la minería anotó un crecimiento de un 1,3%, representando un 11,2% del PIB del año pasado.

En este contexto, quisimos conocer la percepción del especialista, Claudio Valencia, director ejecutivo 1st Quartile Mining, sobre cómo ve que ha sido y qué tanto ha influido la gestión de control de costos de las mineras en este último tiempo, para obtener un resultado positivo.

Desde los factores más relevantes que han incidido en la reducción de costos, las medidas -de las compañías mineras- adoptadas para resguardar la salud de los trabajadores, hasta la implementación -de manera acelerada- realizada por éstas en materia de digitalización, son parte de los puntos que abordó -en este tema- el ingeniero en Minas de la Universidad de Santiago de Chile, quien ha ocupado diferentes cargos ejecutivos en la industria minera, tanto en el gobierno (Cochilco y Sernageomin) como en compañías mineras (como Codelco y Collahuasi).

1.- Considerando los vaivenes económicos que se han producido con la pandemia, ¿qué nos puede contar acerca del escenario que se ha visto en cuanto a la gestión de costos de la industria minera? Algún pequeño análisis. 

Las empresas mineras han seguido gestionando firmemente sus costos operacionales, optimizando, introduciendo mejoras tecnológicas y racionalizando en las áreas donde existan oportunidades. A pesar del alto precio del cobre, las empresas no se han relajado.

En 2020 se produjo una baja generalizada de costos de operación en la industria minera nacional. Los niveles de cash cost C1 promedio alcanzaron niveles de entre 125 a 130 c/lb. Comparativamente, con el 2019 (promedio cercano a los 145 c/lb), representa una caída de entre 10% y 14%.

En esta reducción de costos, los factores más relevantes han sido de tipo exógeno (de mercado, no controlables), los cuales han afectado a todas las empresas mineras en forma similar:

  • 14% de depreciación del peso chileno (dólar observado promedio de 702 en 2019 vs 792 en 2020)
  • Menores cargos de tratamiento y refinación: En contratos promedio en Asia los TC/RC cayeron desde 80/8 en 2019, a 62/6,2 en 2020).
  • Mayores créditos por subproductos de oro y plata. Ambos subieron 27% en 2020, con respecto a 2019.
  • Menores precios de combustible, energía eléctrica, ácido sulfúrico y materiales.

2.- Cómo considera la posición en que están las mineras en cuanto a reducción de costos?

Yo diría que existen realidades muy distintas en la industria minera nacional.

Hoy, existen dos empresas que se posicionan en el primer cuartil de costos C1 de la industria minera mundial: Collahuasi y Pelambres. El caso de Collahuasi es de “caso de estudio”, gracias a una gestión sistemática que han realizado en los últimos años y que los ha llevado a pasar desde el 4to cuartil en 2012 a ubicarse en el 1er cuartil en la actualidad.

El grueso de las empresas nacionales se mueve entre el 2do y 3er cuartil de costos de la industria.

Sin embargo, existen faenas como Zaldivar, Antucoya, Salvador, Gabriela Mistral, Mantos Blancos, Caserones, entre otras, que se ubican en el 4to cuartil de la industria, lo que significa que pueden verse más afectados ante una caída del precio del cobre. Obviamente, para estas últimas empresas la gestión en productividad y eficiencia operacional es clave para ser rentables y sobrevivir en los ciclos de baja. En estas faenas existen factores estructurales, como por ejemplo, las bajas leyes de mineral, que los hacen menos competitivos y que son difíciles de contrarrestar con medidas de gestión.

3.- ¿Cuánto cree (aproximadamente) que han aumentado los costos de las mineras en temas operativos en medio de este complejo escenario pandémico?

Como comentaba anteriormente, los costos disminuyeron en 2020, por lo que la pandemia no fue un factor tan relevante en esta materia. En este escenario, operar y mantener los niveles de producción, fue muy complejo para las empresas, dada la menor cantidad de personal presente en faena. A pesar de lo anterior, la producción de cobre nacional sólo cayó 1%, cifra muy menor considerando las complicaciones existentes.

Como un elemento positivo, yo diría que la pandemia obligó a las mineras a acelerar el proceso de digitalización, lo que permitió incrementar los niveles de eficiencia y productividad.

4.- De acuerdo a vuestro conocimiento, ¿qué medidas tomadas por las mineras o proveedores sobre costos -en este último tiempo por la pandemia-,  siente que son importantes de destacar?

En general, la industria minera tomó muchas medidas para enfrentar adecuadamente el desafío de la pandemia. Esto permitió que la gran mayoría de las faenas mantuviera su continuidad operacional, aspecto clave para controlar los costos unitarios de operación.

Las empresas se centraron en proteger a los trabajadores y comunidades locales. Se incorporó el trabajo remoto. Se implementó transporte aéreo y por carretera dedicado para los cambios de turno. Respecto al trabajo con las comunidades locales, las empresas proporcionaron equipos y suministros médicos, además de apoyo financiero a los proveedores locales.

El impacto en la cadena de producción y suministros fue limitado. Al principio, las mineras disminuyeron parte del desarrollo y mantenimiento de las operaciones, pero esta situación se ajustó a medida que las operaciones se acostumbraron a las nuevas condiciones de trabajo. Muchos proyectos de crecimiento se detuvieron o avanzaron a una velocidad más lenta, sin embargo, hoy continúan a un ritmo normal y han integrado completamente los nuevos protocolos de salud Covid-19 en sus planes de ejecución.

5.- ¿Cómo evalúa el actual escenario del precio del cobre, el que ha llegado a un precio récord respecto a lo que se ha visto en los últimos años?

El escenario actual es muy positivo para todos. Este incremento traerá mejores resultados para las empresas, un aumento en el pago de impuestos y mayores ingresos fiscales. La industria minera genera enormes encadenamientos productivos, por lo que distintos proveedores de insumos y servicios, también se verán beneficiados. Es probable también que se anuncie el desarrollo nuevos proyectos de crecimiento o expansiones. Realmente, es un círculo “virtuoso” para el país.

6.- Con el (buen) precio del cobre que se ha visto en estas últimas semanas, ¿cuál es su pronóstico? ¿ser cautelosos? ¿adoptar qué tipo de medidas para no afectar los costos del negocio? ¿Considera que es este período es una oportunidad para ahorro de costos?

En general, existe un correlación positiva entre el precio del cobre y los costos de operación. Esto significa que si el precio aumenta, también los costos de operación tienden a subir. Esto tiene que ver con la interrelación de variables macroeconómicas, que no son controlables por las empresas y que afectan a los costos de operación.

Durante este año 2021, por ejemplo, la depreciación internacional del dólar, el alza del petróleo y de otros insumos, y las mayores presiones inflacionarias, son factores que van a impactar al alza, en alguna medida, los costos de operación. Por lo anterior, las empresas mineras deben seguir siendo cautelosas y mantener la disciplina operaional y financiera, alcanzada en los últimos años.

Dada la caída de leyes esperada en los próximos años en Chile, va a seguir existiendo la necesidad de un mayor tratamiento de mineral para mantener los niveles actuales de producción, lo que implica mayores recursos y gastos para producir la misma tonelada de cobre.

Lo anterior obliga a las empresas a una búsqueda constante de mejoras de gestión e incorporación de nuevas tecnologías, que compensen los efectos del envejecimiento de los yacimientos. Los esfuerzos en avanzar más rápidamente en la denominada “transformación digital”, son claves para reducir los costos de operación e incrementar la productividad de los activos y trabajadores.

7.- ¿A qué factores hay que estar atentos que puedan influir o impactar -a corto y mediano plazo- en el mercado cuprífero?

Por el lado de la demanda, tenemos que estar atentos al desempeño económico global y principalmente al de China. A medida que el mundo comienza a recuperarse en 2021, la demanda de cobre se debería fortalecer y continuaría dando soporte al precio del cobre. El control de la pandemia también será fundamental para disminuir la incertidumbre existente y sostener la recuperación. Aún existen grandes riesgos.

El crecimiento de la demanda de cobre y otros metales en los últimos meses tiene mucho que ver con los planes de estímulo implementados el año pasado en China. Si bien el plan de estímulo reciente se ha enfocado en gran parte en la ejecución de inversión pública, ésta debería disminuir en la segunda mitad de 2021, a medida que se fortalezca la inversión privada.

El nivel de deuda bruta del gobierno chino ha continuado creciendo hasta alcanzar niveles de 60% del PIB, gracias al fuerte plan de estímulo establecido en 2020, equivalente a cerca del 12% del PIB. Esto también se ha producido en los gobiernos locales, corporaciones y familias.

Lo anterior no es sustentable en el tiempo, y dado que la economía se ha fortalecido, el gobierno chino debería volver nuevamente a la política de desapalacamiento para controlar la deuda. Este 2021 se espera un crecimiento del PIB de China en torno al 8% y en 2022 nuevamente una caída en la tasa de crecimiento con tasas cercanas al 5%.

Por el lado de oferta, este 2021 la oferta mina debería crecer cerca del 4% por la materialización y ramp-ups de varios proyectos. Existen muchos proyectos actualmente en desarrollo, que estarán entrando entre 2021 y 2025 (proyectos que aportarían cerca de 4 millones ton de cobre a régimen en ese periodo). Esto es distinto al superciclo pasado (2004-2011), donde la oferta demoró varios años en reaccionar al alza de los precios.

También debemos estar atentos a posibles disrupciones operacionales y paralizaciones. En este año se materializarán varias negociaciones colectivas importantes, que en épocas de altos precios siempre aumentan el riesgo de paralización. En 2020 la pandemia afectó la producción de muchas faenas mineras en el mundo, aunque fue en Perú donde tuvo su mayor impacto. Las disrupciones operacionales a nivel mundial alcanzaron a cerca del 5,5% (1,2 millones de toneladas menos) de las expectativas de producción a inicios del año.

Cómo incidió la pandemia en la gestión de control de costos

Dentro del reportaje de la última edición de MINERÍA CHILENA, “Cómo incidió la pandemia en la gestión de control de costos“, reflejamos -parte- de lo que fue esta entrevista que hoy exhibimos completa.  Lo invitamos a disfrutar del artículo mencionado en este link.