El rajo Chuquicamata será clave este año para alcanzar las metas productivas

(El Mercurio de Calama) Durante la entrega de resultados del primer trimestre de 2021 los ejecutivos de Codelco se refirieron, como es habitual, al estado de avance de los proyectos estructurales que la estatal desarrolla en sus distintas divisiones. Entre estos, el proyecto Sulfuros Fase II de Radomiro Tomic y la Mina Chuquicamata Subterránea.

Respecto de esta última iniciativa precisaron que, si bien MCHS ya fue inaugurada en agosto de 2019, “presenta algún retraso en su proceso para alcanzar el nivel máximo de extracción de mineral a 140 mil toneladas por día, que se mitigará con la extensión de la operación del rajo”.

Actualmente ambas operaciones, subterránea y rajo abierto, coexisten, aunque su modalidad de explotación no puede extenderse indefinidamente por razones de seguridad. De hecho, el cierre del rajo estaba planificado originalmente para diciembre de 2020.

300 mil toneladas

En este sentido, el gerente general de Chuquicamata, Nicolás Rivera, dijo que según los planes de la división, “nuestra producción tiende a la baja, pero trabajaremos en asegurar el ramp up de la mina subterránea, obtener los mejores rendimientos en el rajo y maximizar la convivencia entre ambos métodos de explotación”.

[Sigue leyendo esta noticia en la edición digital del diario]