Cochilco por el precio del cobre: “El potencial de demanda de corto y mediano plazo continúa intacto”

El viernes pasado, Cochilco dio a conocer su Informe Semanal del Mercado Internacional del Cobre, en el que se consigna que ese día el precio del cobre se situó en cUS$417,6 la libra, siendo el menor nivel desde el 15 de abril, con una caída de 7% respecto de la cotización del viernes pasado.

En el reporta que destaca esta durante la semana pasada se concretó la advertencia de China de liberar reservas estratégicas de cobre y otros metales industriales, con el propósito de reducir la presión inflacionaria que estaba generando el acelerado aumento del precio de los commodities mineros, algunos de los cuales habían alcanzado niveles históricamente altos, desacoplados de los fundamentos de oferta y demanda tanto de corto como de largo plazo.

Lo anterior modificó abruptamente las expectativas para el precio del cobre en el corto plazo e introdujo elementos de volatilidad e incertidumbre, aunque todavía no es claro que las medidas tengan un efecto prolongado. Por el momento, los inversores han reducido sus posiciones largas (compras) especulativas del metal, particularmente los ubicados en China, que estarán sujetos a una mayor supervisión y probablemente esperen algún tiempo para retomar las compras.

Por otra parte, la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de adelantar la subida en la tasa de política monetaria para 2023 en vez de 2024, como lo había señalado anteriormente, generó una apreciación importante del dólar y consecuentemente, la caída en la cotización de todos los commodities mineros transados internacionalmente en dólares, potenciando las perspectivas a la baja del precio del cobre generada por la decisión de China.

No obstante la relevancia de los acontecimientos anteriores, el escenario actual del mercado del cobre continúa caracterizado por la vulnerabilidad de la oferta, bajos inventarios en bolsas de metales, expectativas de déficit de cobre para el presente año, el impulso a la demanda de metales inducido por la recuperación de las economías desarrolladas y el acelerado crecimiento en la producción de energías verdes y electro movilidad.

Es decir, “el potencial de demanda de corto y mediano plazo continúa intacto, lo que debería seguir dando soporte al precio del cobre”, señala el informe de la Comisión Chilena del Cobre.